viernes, 20 de julio de 2012

20 de Julio de 1969

Se cumplen 43 años de la primera llegada del hombre a la Luna. Una gesta sin precedentes realizada nada menos que a finales de la década de los sesenta. 
Esta fantástica recreación con la música de fondo de la película “Apolo XIII”, permite fijarnos en detalles de la misión Apolo XI que son un alarde de ingenio para la época: 

- El gigantesco, esbelto y estético cohete Saturno V con sus tres fases capaces de colocar la nave en el espacio, desprendiéndose sucesivamente de ellas en su avance.

- La separación del módulo principal y la maniobra de acoplamiento posterior después de un giro de 180 grados.

- La separación definitiva del módulo principal (módulos de mando y servicio más módulo lunar) y su entrada en órbita lunar.

- La separación del módulo lunar bautizado como“Eagle”, con "Buzz" Aldrin y Neil Armstrong en su interior, y su arriesgadísima maniobra de alunizaje - con escaso combustible teniendo en cuenta que tenían que regresar - gracias a la pericia de Neil Armstrong planeando a pocos metros de la superficie de la Luna.

- El arriesgadísimo despegue del “Eagle” desde la Luna con el combustible justito y su acoplamiento al módulo de mando y servicio (CS) donde se encontraba Michael Collins

- El desprendimiento del bellísimo “Eagle” después de que Aldrin y Armstrong pasaran al módulo CS.  

- Y, finalmente, la separación del módulo de servicio, del módulo de mando, poco antes de la reentrada de éste último en la Tierra, apenas un cuchitril donde se apiñaban los tres astronautas junto con los materiales tomados de la superficie lunar. 

Toda una bellísima proeza del ingenio humano que se repetiría posteriormente otras cinco veces de manera exitosa, la segunda, el Apolo XII, en noviembredel propio año 1969.
El Apolo XVII, en diciembre de 1972, sería la última misión que permitiría situar a seres humanos sobre la superficie lunar. En total, 12 "privilegiados" se han paseado sobre la superficie de nuestra querida Luna hasta el día de hoy.

Vídeo: Cortesía de Texfilms
 
video
 

martes, 3 de julio de 2012

La vacuna de la polio o la historia de Sabin y Chumakov


La poliomelitis o polio, ha sido durante muchísimo tiempo una enfermedad infecciosa devastadora que se ha cebado especialmente en niños y adolescentes, ocasionándoles malformaciones, parálisis e incluso la muerte. Las cepas de del virus que causan la enfermedad son muy contagiosas, aunque sólo en un limitado porcentaje de contagiados el virus afecta al sistema nervioso.

En 1988 la Organización Mundial de la Salud (OMS) emprendió una campaña de vacunación muy ambiciosa cuyos resultados fueron casi inmediatos. Cuando se inició la campaña, cada día miles de niños quedaban afectados de por vida por la infección, 350.000 casos en todo el mundo. Quince años después, apenas si se dieron 1800 casos, y en la actualidad estamos a punto de ver cómo se erradica definitivamente. Tan sólo en tres países, Pakistán, Afganistán y Nigeria, la polio es un problema, después de que la India, con más de mil millones de almas, la haya erradicado recientemente.

En la actualidad, sólo en tres paises del tercer mundo, entre ellos Nigeria, la polio sigue siendo un problema de salud que afecta a la población más joven, ocasionando deformaciones y parálisis en la mayoría de casos en que el virus ataca al sistema nervioso.

En los casos más graves la polio afecta al diafragma ocasionando generalmente la muerte. En la imagen se observa a decenas de niños en el interior de "pulmones de acero" que permitían la respiración y evitaban la muerte por asfixia.



La polio es causada por un virus cuyo material genético es una sola molécula de ARN (no tiene ADN como material genético), que presenta tres variantes que se diferencian por algunas de las proteínas de la cápsida ("coraza" que rodea al ARN).

 Viriones de la polio vistos al microscopio electrónico.

 Esquema de la penetración del virus de la polio en una célula nerviosa.

La consecución de una vacuna efectiva, se logró en los años 50-60 gracias a la vacuna inyectable desarrollada por Jonas E. Salk y fundamentalmente por la vacuna posteriormente desarrollada por Albert B. Sabin.

 Albert B. Sabin
  
La historia del desarrollo de esta última vacuna se debió a la extrañísima colaboración del norteamericano Sabin y de su colega soviético, Mikhail P. Chumakov en plena guerra fría.



 Mikhail P. Chumakov

Salk frente a Sabin

Como se ha indicado, la primera vacuna fue creada por Salk en los cincuenta a partir de la inyección de virus muertos (inactivados) y tuvo un enorme éxito.
Sin embargo, la exitosa vacuna de Salk, ampliamente utilizada de inmediato en los Estados Unidos, tuvo una corta existencia.
Sabin, rival científico de Salk, pensaba que sería mucho más efectiva una vacuna con virus atenuados, es decir, no muertos sino debilitados, creada  con cepas distintas a las propuestas por Salk y no inyectable, sino tomada por vía oral, lo que facilitaba enormemente las campañas de vacunación, además de ofrecer una protección permanente.

Administración oral de la vacuna de la polio.

Su vacuna no vio la luz hasta 1955 pero para entonces buena parte de los jóvenes americanos había sido ya vacunados, por lo que para demostrar su eficacia precisaba de millones de personas.
Por la misma época, la antigua URSS se enfrentaba a un vertiginoso crecimiento de casos de polio inicialmente negados por el férreo régimen estalinista.  
Una vez muerto Stalin, se relajaron hasta cierto punto las tensiones entre las dos grandes superpotencias, lo que pemitió que tres virólogos rusos viajaran a USA para tratar de buscar una solución al devastador panorama soviético.
Sorprendentemente, y casi desde el principio, dos personalidades tan fuertes como Sabin y el virólogo ruso Chumakov se pusieron de acuerdo en trabajar juntos.
Chumakov entendió perfectamente el planteamiento de Sabin, al tiempo que necesitaba una vacuna fácil de inocular a la enorme población soviética; y Sabin necesitaba millones de voluntarios para probar la eficacia de su vacuna (algo que ya había hecho con familia, amigos y voluntarios).

Éxito del programa de vacunación de la OMS iniciado en 1988. El mapa de 2010 incluye la India que en la actualidad ha erradicado ya la enfermedad.
Posteriormente, y a pesar de las reticencias de ambos gobiernos, Sabin viajó a la URSS en 1956, y aunque inicialmente su vacuna, presentada por Chumakov a las autoridades soviéticas, no fue aceptada por el ministerio de sanidad, la personalidad y los contactos de Chumakov terminaron por dejar vía libre a una campaña de vacunación sin precedentes para la época.
En 1959 Chumakov comenzó con las vacunaciones. A lo largo de varios meses se calcula que unos cien millones de niños y jóvenes habían sido vacunados con la fácilmente administrable y efectiva vacuna de Sabin, y en los años inmediatamente posteriores, los casos de polio en la URSS cayeron de golpe.
Estos espectaculares resultados hicieron que, desde principios de los sesenta, la vacuna de Sabin sustituyese a la de Salk.

Gracias a la colaboración de dos virólogos, cada uno en un lado del Telón de Acero, se consiguió implantar en todo el mundo una  vacuna oral que con los años terminará por erradicar la terrible poliomelitis, como antaño ocurriese con la viruela, y que ya ha librado a millones de pesonas de esta terrible enfermedad.

Para más información (en inglés) pueden consultar esta espléndida página en la que encontrarán información abundante y una estupenda animación sobre la entrada del poliovirus en nuestro organismo a través de las células del epitelio intestinal. Sabin fue quien primero se dio cuenta de la forma de entrada del virus, a traves del aparato digestivo y no del respiratorio, como se creía hasta entonces, principalmente por la ingestión de alimentos y agua contaminados.


Agradecimientos:
Smithsonian National Museum of American History main site